jueves, 2 de noviembre de 2017

Hacer o no hacer da exactamente los mismos frutos a día de hoy

El canal Aitormolinagamer alcanza los 1000 suscriptores

Hemos llegado a los 1000 suscriptores. Esto es una cosa que de toda la vida se me ha quedado muy lejos, porque llevo haciendo vídeos desde 2009 y YouTube se ha generalizado demasiado por nuevas audiencias demasiado jóvenes y adultas. Cada vez el seguimiento es más fácil y 1000 de ahora no son como 1000 de antes. Basta con hacer un vídeo medianamente viral para recibirlos de golpe, no tiene mucho mérito.

Ahora, YouTube notifica cuando se te suscriben. Me gusta agradecer personalmente en el canal. Por alguna razón, se suscribe gente con perro o sin canal. Normalmente se suscriben porque sí, no se sabe la razón porque nunca interactúan con los videos. Está claro que si el suscriptor es inglés, me sigue por Lawl of the Dead. Pero si el usuario es hispano, no se puede saber por los otros tres ejes del canal: Aitor Molina Vs, Bad Animations y Digimon Resumido.

Entonces, llegar a los 1000 realmente no significa como cuando tenía el canal previo o hace años. Más suscriptores ya no equivale mayor feedback. Antes había correlación, había más visitas que suscriptores, pero solo antes. Por la industrialización de YouTube y los algoritmos cambiantes, no se puede estar al día. Los canales aumentan en suscriptores, pero sus visitas y feedback son como si aún se estuviera solo en los 100 primeros.


Vídeo nuevo, lo previo fuera

No tengo nada que agradecer porque no siento que exista esa audiencia. Lo ven igual si es un vídeo currado o un podcast. Hacer o no hacer da exactamente los mismos frutos a día de hoy. Si el vídeo no llega a las 100 visitas en el primer día, se pierde para siempre enterrado en el canal. El vídeo está muerto, se puede borrar sin afectar al continuo espacio-tiempo.

Los únicos vídeos que reciben feedback en el canal Aitormolinagamer son el moveset de Papyrus & Sans, el de Bill Cipher, Hobocop solo por el recorrido en los festivales de webseries que no comentan, el Bad Animations de Jorosahe atrae ex fans que buscan críticas para auto-justificar su cambio de opinión y, por alguna razón, Dogmons recibe comentarios en portugués.

Si subo un vídeo, tendrá poca repercusión para 1000 suscriptores. Pero el siguiente lo reemplazará y podría borrarse el previo sin perder nada. Mi canal podría mantenerse eliminando el penúltimo vídeo por cada nuevo. No es cuestión de trabajar más o menos, porque  hacer o no da los mismos frutos.


Los 7 de siempre

Te preguntas para qué seguir, lo he pensado durante todo 2017. Ha sido de los mejores años por Hobocop, Marzo Bizarro y los últimos movesets. Pero la audiencia que supuestamente está suscrita para apoyarlos, no lo hace. Señalo a los 7 de siempre que suelen hacen ese esfuerzo de comentar y compartir para permitirme llegar a más gente.

Solo podría agradecer los 1000 a ellos porque el resto es como no tenerlos. Al ser cuatro ejes de contenido, hay gente que solo se suscribe por uno. Es más, la mayor parte de mi audiencia es anglosajona por Lawl of the Dead. Para que veáis que el problema no son las visitas, si no me limitaría a hacer movesets.

Por ejemplo, Digimon Resumido se ve cada vez menos a pesar del nivel técnico en auge. Es más esfuerzo para un resultado inferior. Si al menos comentaran que no les parece tan gracioso como antes o no les gusta algo en concreto, podría valorarlo. Puede pasar algo que no esté viendo, no soy extraño a rectificar en Bad Animations o cuando se creía que odiaba a Agitox.

Tampoco tendría sentido agradecer en vídeo a los 7 de siempre porque ya lo hago por privado. Es como una relación amorosa a demostrar mediante actos fuera de repetir “te quiero”. Ya me busco la forma de estar cuando me necesitan, a los demás solo respondo cuando me comentan.

Esta vez casi dejo YouTube porque todos los años empiezan con la cuesta de enero, por alguna razón no se ve ni comparte. Marzo Bizarro fue el resultado de intentar ponerle remedio hace dos años. A partir de ahí o en verano se empezaba a recuperar el feedback con regularidad.


La subida que nunca llega

2017 nunca ha levantado de la cuesta de enero para mí, ha sido casi exclusivo a los 7 de siempre. Los hispanos que apoyan Digimon Resumido para que salga adelante, ¿dónde están? Quienes solo me siguen por Bad Animations, ¿dónde están? Los que se quejan de que no hay reseñas en español, ¿dónde están? Este cambio de modus operandi se notará porque antes subía un video a la semana y esta segunda mitad del año ha sido más irregular.

Me han preguntado por qué hacía Porkerion Resumido. En la descripción explicaba que era una vídeo-guía que me gustaba de cuando no tenía este seguimiento. Se mantiene y merece de ver, pero lo atribuyen a vagueza a pesar de reducir horas de vídeo a veinte minutos digeribles.

He profesionalizado mi canal como los millonetis, una programación adelantada para subir un vídeo a la semana. A veces tienen a un trabajador o sponsor que suben por ellos, por eso no responden comentarios. Ya tenía 10 o 20 vídeos ocultos de los que subiría uno a la semana y solo lo alteraba cuando improvisaba algún vídeo trendy, aplazando los demás.

He tirado por la programación adelantada por meses. Pero a la hora de crear contenido, he puesto menos esfuerzo porque dar ese extra no sirve de absolutamente nada. ¿Qué haces? ¿Un video quejándote? Like y adiós no funciona porque no puedes ver quién lo da o por qué.


Audiencia no dispuesta a compartir

La audiencia de YouTube no está educada, piensan que con ver el vídeo ya funciona. Pero hay que apoyar más allá, sobre todo si se ofrece más de un tipo de contenido. No es tan fácil de administrar un canal polifacético y no se está pidiendo algo estrambótico porque yo mismo lo hago.

Si sé que no se me va a responder, ¿por qué voy a comentar? Sin embargo, a canales pequeños o medianos sí va a ayudar esta pequeña acción porque lo van a ver aunque no respondan siempre. No hace falta tochacos analíticos como los que nos escribimos Nostalgia Skapokon y yo. Basta con hacer saber lo que veis y os tomáis la molestia de hacerlo saber.

“Jaja, buen vídeo” alegra, aunque realmente llena cuando te das cuenta de que has hecho pensar y te lo argumentan. Más allá de citar una parte del vídeo con copypaste, realmente llenan independientemente a su extensión. Segunda mitad de 2017 y primera de 2018 es mi último año universitario y un factor que ha afectado al contenido. Tras cuatro años estudiando Comunicación Audiovisual, haces cosas que se pueden mover fuera del curso en vez de tanto relleno como Estadística o Usos de la Lengua (en serio). No siempre comparto este contenido por no llevarme al mérito del grupo al tener canal en YouTube.

Ahora veo esa ventana de esperanza al mundo laboral, cuando antes era al revés. No deja de ser un vídeo-diario o currículum interactivo enseñable a un productor para que vea cómo te expresas. Ya me muevo por mercados de ideas y webseries, internet es la nueva tele, el futuro poco a poco. Suena a tópico, pero cada vez es más accesible y no solo para los estadounidenses.


No se valoran los creadores

Llega un momento en el que te interesa más crear contenido fuera de YouTube, como la serie que LonkPlays y yo desarrollamos. Ves que YouTube es cada vez más efímero porque la página no se molesta en anunciarte algo más que lo último vídeo y con suerte. La audiencia ya no lo mistifica, ya no siguen solo a los cinco youtubers que te llenaban de alegría cuando subían algo. Hay tanta gente que ya no se valora, yo ni siquiera era de la primera generación de YouTube, pero no existían los youtubers millonetis.

Cuando sales de internet y mueves proyectos por lugares físicos, ves más posibilidades que en YouTube. Es difícil hacerte valorar aunque gustes, siempre puede salir alguien con menos seguimiento y decir que se lo curra más y menos gente comenta aún avisando a su pequeña audiencia.

Es el mismo problema adaptado a diferentes masas de audiencia. Me fastidia cuando youubers grandes o medianos pero no millonetis se intentan medir como los esponsoreados diciendo que no les comentan mi comparten. Cuando en realidad sí, el problema es que se dirigen a una audiencia demasiado específica de la que no salen porque es su zona de confort. Estos creadores podrían comerse el mundo de salir de su caja imaginaria.


Posible nueva época para mí

Si no hablé antes de estos asuntos es por no ser demasiado alarmista. Si pasa algo, ya te catalogan como el del drama y quieren más. No me gusta ese rollo, el drama se ha cargado a youtubers que me agradaban. Pero no quería limitarme a decir “1000 subs, qué guay, dejadme preguntas”.

En mi canal original, hacía vídeo de preguntas cada 100 suscriptores. Aquí eran movesets, pero los estoy dejando por un tiempo. Quiero hacer un vídeo de preguntas y respuestas, me trabajaré el especial de cuarto aniversario de acuerdo a cómo resulte. No hablaré de mi vida privada, anticiparé proyectos, contestare preguntas efímeras, ni diré mis 10 X favoritos.

Si salen muchas preguntas buenas, puede que haya más de una parte. Os recuerdo que tengo cuenta de Ask para las preguntas efímeras. Administraré comentarios y responderé cosas no tan interesantes o sustanciales para el vídeo. Como el canal de podcast se ve incluso menos, lo digo por aquí. Si esto marca un antes y después o hace pensar, quizás tras la universidad y la barrera de los mil suscriptores el canal pueda renacer inesperadamente.


Muchas gracias y os espero en los comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario