jueves, 8 de octubre de 2015

Solo faltaba Bruce Campbell

“Pos eso” ilustra la cultura española como horror de serie B

Cuando se habla de cine español, especialmente del animado, se suele tratar como al retrasadito de la clase. Se consideran “buenas” a las películas casi solo por intentarlo y porque son de aquí. Es una cosa que nunca comprendí, como el apoyar automáticamente al equipo de fútbol de tu localidad aunque ni te guste el fútbol. Puedo asegurar que “Pos Eso” no forma parte de esa categoría. Es una película legítimamente bien realizada y divertida. Pero claro, no es para todo el mundo. Hay que saber apreciar el trabajo que conlleva la clay-animation.

Debo agradecer mil veces a SAM (Samuel Ortí Martí) por haber utilizado stop-motion en vez de animación genérica por ordenador, todas parecen iguales. A diferencia de blockbusters nacionales como “Atrapa la bandera” o “Copiar Up punto por punto y esperar que nadie se dé cuenta” (Tadeo Jones), no intenta imitar el estilo americanizado de Pixar o DreamWorks. Es más reminiscente al estudio británico Aardman o fanfilms de la red como “Ghost Burger”. La forma más sencilla de explicar la película es coger tanto los clichés españoles como del cine de terror y serie B.

El tráiler puede dar a entender que es una simple parodia del género como “Scary Movie” (o peor, “Spanish Movie”). Pero no, esto no consiste en hacer referencias aleatorias y detener la progresión argumental para homenajear. El punto fuerte de la película es que los tributos forman parte de la trama y la avanzan. Funcionan como referencias porque no es necesario saber qué están parodiando para reírte. Por ejemplo, la escena de introducción consiste en una aventura de arqueología y ya le da mil vueltas a Tadeo Jones.


Pastiche infernal que atrapa tu morbo

Los gags van desde humor visual hasta juegos de palabra que probablemente se pierdan si la doblan a otros países. Aún así, los visuales predominan y ese es su punto fuerte porque si eres un nerd de películas como “Evil Dead” o literatura lovecraftniana, vas a devorar esta película. Desde el mítico “Klaatu Barada Nikto” (que proviene de “Últimatum a la Tierra” previamente a “Evil Dead”), easter eggs con el Necronomicón Ex Mortis ¡e incluso Apu! No estaría fuera de lugar en el “Monster Madness” de Cinemassacre.

Realmente, podría poner a SAM en al mapa de la animación si recibiera la atención que se merece. El estreno que ha tenido esta película no la hace justicia. Apenas estuvo en un puñado de cines españoles durante una sola semana y después desapareció. ¡He tenido que verla online y me ha sabido fatal no haber pagado por ella! Me sentiré mejor en cuanto me haga con una copia en DVD, el making of debe ser exquisito.

Fuera del horror, el humor es una crítica muy ácida a la cultura española y su déficit. Pero respecto a la religión, es incluso más dura. Al igual que la primera película de Torrente, “ilustra” lo que tenemos en este país. ¡Incluso cuenta con la voz de Santiago Segura! También me pareció oír a un personaje doblado por José Mota, ¡así que tendríamos a James P. Sullivan y Mike Wazowski en la misma película!

Otro punto que me gustaría mencionar es el soundtrack. “Canción de Mar” tenía una banda sonora basada en el folklore irlandés que hasta hoy día me tiene obsesionado. ¡”Pos Eso” ha logrado que tolere el “gitaneo”! Es la primera vez que escucho una banda sonora casi completamente flamenca y logro tolerarla, porque pega con lo que está sucediendo en la pantalla. Cuando una película hace disfrutar de estereotipos españoles y personajes religiosos, algo de magia debe de tener.


Conclusión

Tras ver esta película, me encantaría conocer a SAM para estrecharle la mano y darle un abrazo. Coger la animación de Aardman, chistes que no estarían fuera de lugar en “Cálico Electrónico” (primeras tres temporadas) o “Qué vida más triste” (tiene sentido porque Rubén Ontiveros es uno de los guionistas) y mil referencias al cine de terror ha dado como resultado algo que no es para todos, pero inolvidable para su público objetivo.


Un film al que deberíais dar una oportunidad este octubre tras un maratón de “Evil Dead” y la película de “Wallace & Grommit”. Como me parece bobo poner nota numérica a una obra de arte, la dedicaré un “groovie” bien merecido. En diciembre entraré más a detalle cuando haga el resumen de mis películas vistas en 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario