domingo, 14 de diciembre de 2014

"Una historia puede ser contada de mil maneras": Entrevista resumida a Sara Mauleón de Shyncrica

Versión completa aquí


Sara Mauleón, cofundadora de Shyncrica, admite que la gusta más mostrar sentimientos que hechos en sus producciones. Un año ha bastado para producir desde cortometrajes y anuncios, pasando por una webserie que estrenarán próximamente. Shyncrica fue fundada en 2013, segundo año universitario para Sara y primer intento de productora. Junto al otro cofundador Mikel Ramos, realizó la webserie cancelada “Todo mi tiempo”. Querían coger experiencia al contar con una sola cámara y amigos como equipo humano. La plantilla comenzó con 5 personas oficiales y se extendió mediante entrevistas, porque algunos salieron de Erasmus.

El nombre fue producto de dos meses buscando la palabra que les definiera. “Shyncrica” salió de una recolecta con las letras más utilizadas por ellos. Google no detectaba más usos de esa palabra en la red, así que era preferible a algo existente como “Clacket” para posicionarse en Internet.

La serie anterior a Shyncrica “Todo mi tiempo” iba a ser un drama, considerado por Sara como “su proyecto”. Conoce más individuos del sector audiovisual con ese tipo de creaciones que reescriben y retoman según pasa el tiempo. Por eso, sigue guardando la carpeta con los archivos de la serie.

El estilo de Sara siempre ha sido muy sensible respecto a los cinco sentidos, incluso antes de entrar a la Universidad. Su primer corto, previo a “Todo mi tiempo”, se llama “Siempre amanece” y fue realizado por curiosidad con una actriz de la serie. La directora está segura de que “una misma historia puede ser contada de mil maneras” y no está todo contado, solo se debe saber cómo adoptar temas en el terreno personal.


Los objetivos de Shyncrica

La productora Shyncrica pretende hacer sonreír al espectador y dejarle buen sabor de boca aunque haga dramas. Todavía no son una productora oficial, pero calculan que en 2016 podrían serlo para competir en el mercado.

Sara Mauleón aspira a ser directora de cine, aunque hacer webseries la aporte lo mismo en la actualidad. El trabajo de Sara dentro de la productora abarca las tres fases de la producción. Mientras que el otro cofundador, Mikel Ramos, gestiona el equipo, la distribución y el tiempo.

El equipo de Shyncrica se presentó antes y después de ser productora a concursos de cortometrajes exprés como Zinebi 2013 e Invisible 2014. Aún no han llegado a ganar premios o nominaciones, porque un año pasa demasiado rápido. Sin embargo, considera fundaméntelas esas participaciones para que su equipo funcionara bien. También porque “compartimos objetivos e ilusiones”. De hecho, ni siquiera tienen una temática central.

En cuanto a los anuncios, están buscando nuevos contratantes tras Gaman Magazine y el museo Artium. Los encargos son emprendedores y dinámicos para que futuros clientes sean atraídos por el estilo. Encontrar equipo humano también puede ser imposible sin una compensación monetaria. Sin embargo, los actores de la webserie colaboraron caritativamente y fueron encontrados tras un casting.


El proceso de producción

Cada sección del apartado técnico recibe la misma importancia, porque no se valora ni disfruta nada hasta que todos los aspectos están equilibrados. Lo visual atrae más a Sara Mauleón porque “hablo con lo que veo”. Destaca la importancia de la iluminación y el sonido para aportar profesionalidad, independientemente a la plataforma.

A la hora de realizar un proyecto, cada miembro del equipo sabe su función para no solaparse. El trabajo se divide entre quienes mejor puedan apegarse al estilo necesario. Es entonces cuando Mikel Ramos marca las fechas para desarrollar las diferentes fases.

El proceso de realización solo finaliza cuando están satisfechos por completo, “nunca dejamos nada a medias”. Por ejemplo, el anuncio para Gaman Magazine fue alargado porque la edición era mejorable. Se aseguran de hacer las cosas bien, porque su objetivo es la profesionalidad. El resultado fue tan positivo que confundieron sus cámaras Reflex por 4K.


El primer proyecto gordo

            Durante el primer año como productora, Shyncrica ha estado allanando el terreno para lanzar su “primer proyecto gordo”: una serie de humor cuya idea surgió en una reunión. Como a Sara Mauleón no se la daba bien la comedia, se limitó a preproducción y producción.

            La comedia será publicada para reflejar el estilo y espíritu de la productora. De esa manera, podrán mostrar lo que hicieron cuando quieran realizar un proyecto. Según Sara, lo más curioso de la serie es no estar relacionada en absoluto con “Todo mi tiempo”. Al contar con 10 capítulos de casi 15 minutos, equivale a un largometraje. Por lo que analizarán los resultados para lograr acuerdos de emisión y hacer la segunda temporada.

            La webserie es considerada por Shyncrica como el método más efectivo para darse a conocer. Al fin y al cabo, el nombre de la productora no apareció en redes sociales hasta hace seis meses. El estreno de la comedia debe estar muy calculado, por su importancia para la productora. Así que recibirá publicidad en el Facebook y YouTube de Shyncrica, en vez de crear nuevos.


La mayor apuesta de Shyncrica

            Las expectativas mínimas, respecto al futuro de la serie, consisten en ser vistos por los involucrados. Pero quieren llegar a más público fuera de los colaboradores. El mayor problema actual es que cualquier persona subiendo vídeos a YouTube al mismo tiempo se convierte en competencia directa.

Sara Mauleón no considera que habrá un personaje icónico en la serie, porque todos fueron escritos como si fuesen de verdad. Todos los protagonistas tendrán su importancia y esencia característica, “lo dejamos muy claro antes de desarrollar el guión”. La mayor anécdota respecto al rodaje es que la protagonista es estudiante de Matemáticas y su papel no la pega.

La productora no puede desvelar si la forma de enganchar al espectador para que demande una segunda temporada será mediante cliffhanger. El objetivo depende más de encariñar con los personajes, para hacer más y mejor sin decepcionar ni cambiar.

Tampoco pueden estar parados, siempre tienen proyectos menores en mente, paralelos a la serie, mientras se escribe la segunda temporada. Mientras esperan la recepción de la primera, realizarán un proyecto con un artista que contactó con ellos. En cuanto a realizar largometrajes de cara al futuro, lo ve complicado porque el cine no es rentable a día de hoy. Además, si suma todos los gastos de los rodajes, nota el tener menos dinero aunque deban invertir.


Partiendo sin presupuesto

            El presupuesto con el que Shyncrica trabajó en la serie era nulo, por gastar la inversión del anuncio para Artium en audio e iluminación. El precio de sus trabajos es más barato de lo que costaría a una productora más vieja. Todo el atrezo para la serie ha salido del bolsillo de cada uno.

            Sara Mauleón no cree que hayan hecho todavía ningún trabajo malo. La gusta mostrar y rever todo hasta el punto de tener una carpeta con todas las producciones hasta la fecha. El avance técnico en cuestión de un año es tan notable que el audio en el corto para Zinebi Express 55 “Qué ves” se hizo con una grabadora de entrevistas. Participaron nada más comenzar con la productora para ver qué tal funcionaban como equipo. Aún así, de 46 cortos presentados, “Qué ves” estuvo entre los 20 proyectados.

            La característica del trabajo audiovisual que Sara destaca es el contrarreloj. Porque los tres meses para elaborar un proyecto se reducen a un día en los concursos exprés. Ante el tiempo limitado, se debe pensar y ejecutar rápido. El equipo de Shyncrica durmió muy pocas horas porque tuvieron que editar durante toda la noche. En cuanto al otro concurso, Invisible Express, coincidió con el fin del verano y principio del año laboral. Sara dispuso de más de un terabyte en imágenes para los planos recurso en “Diario de un sátiro”.


            El modelo de vida ha cambiado para Sara, porque al no estar siempre, la llamaban “chica fantasma”. Su habitación es su oficina organizada y preparada para telefonear hasta 5 veces. Ha pasado de tomar prestado material a disponer de ello mediante “una evolución constante que nunca se detiene”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario