sábado, 28 de mayo de 2011

Oda a la escallola

¡Qué impotencia!
¡Qué paciencia!
Que sufro al mirarme la pierna
tan blanca como la niebla
con firmas de compañeros
con los que voy a la escuela.

¡Qué caída más traviesa!
¡Qué tobillo más cruzado!
Encima, mi princesa
mi corazón se ha llevado.

¡Qué patinaje más torpe!
¡Qué hielo más animal!
Nos veremos en el Infierno
tras el calentamiento global.

¡Qué pinchazos en mi pierna!
¡Qué dolores en mi pie!
Cuando volvamos a Vitoria
al patinaje que le den.

No hay comentarios:

Publicar un comentario